Córdoba en 48 horas: qué ver y visitar

Córdoba guarda en cada calle y cada rincón la historia de su pasado: mezquitas, baños árabes, el barrio de la Judería… Desde el Imperio Romano hasta el Califato de Córdoba durante la invasión musulmana, Córdoba ha sido una importante capital estratégica.

Los orígenes de Córdoba se pierden en el fondo del tiempo. En la frontera entre Oriente y Occidente, durante la Edad Media se convirtió en la principal metrópoli de Europa, un punto de referencia como guía cultural y política, hogar de los grandes científicos, filósofos, astrónomos y matemáticos de la época. Entre sus ciudadanos más célebres, Córdoba se enorgullece del filósofo estoico romano Séneca, el musulmán Averroes y el judio Maimónides, además de los poetas Lucano, Juan de Mena y Luis de Góngora. Con un enorme legado cultural, no es de extrañar que en 1984 el casco histórico cordobés fuera declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Para obtener una de las más bellas vistas de esta ciudad andaluza, es necesario dirigirse a la Torre de la Calahorra para obtener una vista previa de esta extraordinaria y espectacular ciudad. Allí podrá visitar el Museo Vivo de al-Andalus que demuestra la coexistencia de las tres culturas; judía, cristiana y árabe.

Cruzar el puente romano sobre el río Guadalquivir y entrar en la ciudad por la Puerta del Puente. A poca distancia se encuentra el alma de la ciudad, la Gran Mezquita-Catedral a la que se llega por la Puerta del Perdón. El hermoso Patio de los Naranjos conduce al increíble bosque de columnas con arcos bicolores en el interior. La Catedral Católica, que es una mezcla de gótico, renacimiento y barroco, se encuentra orgullosa en el centro de la mezquita.

Al salir de la Gran Mezquita-Catedral se entra en el Barrio Judío, con calles empedradas y casas encaladas, una de las imágenes más populares de la ciudad, y se puede visitar la única sinagoga medieval de Andalucía. En este barrio encontrarás algunos de los patios más antiguos de Córdoba, son especialmente hermosos a principios de mayo cuando se celebra el Festival de los Patios, un evento declarado Patrimonio Cultural Inmaterial.

Visite el barrio del Alcázar Viejo y admire los numerosos patios que puede visitar por su cuenta o acompañado por un guía. Consulte los horarios porque no siempre están abiertos al público.

También puede visitar el Alcázar de los Reyes Cristianos, una antigua fortaleza en la que se planeó el descubrimiento de América y que cuenta con jardines moriscos que son una verdadera delicia. En la misma plaza se encuentran las Caballerizas Reales, donde se puede asistir a espectáculos ecuestres.

Para probar algunas de las comidas típicas de Córdoba, como el salmorejo (sopa fría de tomate similar al gazpacho) y las frituras de bergamota con miel, hay que dirigirse a la monumental Plaza de las Tendillas, tradicional punto de encuentro y lugar de celebración de eventos. Deténgase en los restos del Templo Romano y disfrute de la Plaza de la Corredera, la única de este estilo en Andalucía.

En medio de la escondida Plaza de los Capuchinos se encuentra la estatua conocida como el Cristo de los Faroles, uno de los símbolos emblemáticos de la ciudad. También se puede visitar el Museo de Julio Romero de Torres, uno de los artistas más característicos de Andalucía, y el Palacio de Viana, una mansión señorial de fachada manierista. Le encantará el jardín, las habitaciones y los doce patios, que en primavera se decoran espléndidamente con flores.

Si quiere profundizar en la historia de este lugar, muy cerca del centro de Córdoba se encuentra el yacimiento arqueológico de Medina Azahara, que fue una de las ciudades palatinas más bellas de al-Andalus. El complejo arqueológico de Medina Azahara ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad. Visítelo por su cuenta o realice una visita guiada para descubrir las raíces de su magnífico pasado.


Imprescindible

Mezquita Catedral

La Mezquita o Aljama de Córdoba es el monumento más esplendoroso de la etapa musulmana en todo Occidente. Su construcción fue iniciada en la época en la que Abd-al-Rahmán constituyó Córdoba como capital de Al-Andalus, en el año 785.

Templo Romano

Situado junto al Ayuntamiento de Córdoba, se encuentran los restos de lo que fue un templo romano de grandes dimensiones, dedicado a los dioses mitológicos. Su construcción data de la época Flavia, en torno al siglo I d.C.

Alcázar de los Reyes Cristianos

Es un edificio de estilo gótico y de carácter militar, construido por orden del rey Alfonso XI en 1328. Conforma un conjunto sobrio, con magníficos jardines y patios de tradición mudéjar. En la actualidad presenta una planta de fortaleza en cuyo interior se encuentra el edificio y los jardines; su forma es casi cuadrada, rematada con cuatro torres una de ellas, la de la Paloma, fue demolida a mediados del siglo pasado.

Calleja de las Flores

En pleno barrio de la Judería, frente a la fachada norte de La Mezquita y siguiendo por la calle Velázquez Bosco, a la derecha se encuentra la conocida “Calleja de las Flores”, una calleja sin salida acabada en una placita que muestra la más conocida perspectiva de la torre de la Catedral.

Medina Azahara – Conjunto Arqueológico

En la falda de la sierra cordobesa se encuentra uno de los conjuntos arqueológicos más importantes de España, en el que el omeya Abd-al-Rahmán III construyó una ciudad palacio que podía albergar hasta 12.000 personas. Para su construcción se emplearon los más valiosos materiales: mármoles, ébano, marfil, piedras preciosas, destacando de sus edificios la Casa del Ejército y el Salón Rico donde se puede apreciar la suntuosidad de la edificación en la contemplación de restos de capiteles, zócalos y mármoles de excelente calidad.


Con más tiempo

Los Patios, Rejas y Balcones

Tradición única en el mundo, se basa en las características de la forma de vida cordobesa, en casas con patios y balcones ajardinados, en los que el elemento decorativo son las flores. Durante el Concurso de Patios alrededor de cuarenta patios abren sus puertas al visitante. Recorrer los patios durante el día, y disfrutarlos a la caída de la tarde, entre el olor al jazmín y al azahar de los naranjos, la música flamenca y la conversación de los amigos es una experiencia única.

Plaza de Capuchinos y Cristo de los Faroles

Una de las plazas más hermosas y místicas de Córdoba es la Plaza de Capuchinos, cuyo nombre proviene del austero convento franciscano que fue fundado en 1629, sobre unas casas del marqués de Almunia.

Santuario Íbero de Torreparedones (Baena)

Torreparedones es un yacimiento de una ciudad-santuario íbero-romana amurallada de unos 4.500 años de antigüedad. Fuera de las murallas de Torreparedones se han detectado los vestigios de lo que hubo de ser un importante santuario íbero.

Castillo de Iznájar

En la zona más alta de la villa se asientan el castillo y la parroquia, que ofrecen una bella visión de conjunto desde la Cruz de San Pedro. El castillo musulmán era una antigua fortaleza que comenzó a erigirse en el siglo VIII, probablemente por pobladores hispanogodos.


Te puede interesar

Compras

En Córdoba son muy comunes los pequeños talleres artesanos, en los que se continúan elaborando piezas de cerámica,
muebles, guadameciles, guitarras o joyas siguiendo el modo tradicional. Esta artesanía cordobesa goza de gran prestigio a nivel nacional e internacional.

Fiestas

Semana Santa: se celebra en el mes de marzo-abril y tiene sus raíces en el siglo XVI, momento en el que se crean cofradías penitenciales destinadas a venerar escenas y monumentos de la Pasión y Muerte de Cristo. Fenómeno cargado de significaciones y simbolismo, consiste en la procesión de hermandades cordobesas desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección.

Las Cruces de Mayo: el mes de mayo es en Córdoba el mes festivo por excelencia. El “pistoletazo” de salida lo da la Fiesta de la Cruz, tradición cristiana que consiste en instalar en las calles cruces hechas con flores.

Concurso Popular de Patios Cordobeses: se celebra durante el segundo y a veces el tercer fin de semana de mayo.

Feria de Ntra. Sra. de la Salud: suele comenzar el 22 de mayo.
La feria consiste en música, cante y baile, vino, trajes de faralaes y atracciones feriales.

Gastronomía

Córdoba es hoy una importante capital gastronómica en la región andaluza, en la que no faltan  recetas mozárabes y judías. Un plato tradicional y único es el salmorejo, salsa hecha con un gazpacho espeso, acompañada de guarnición. Típicos son los flamenquines, las alcachofas a la montillana o las recetas árabes, como el cordero a la miel. Las carnes de caza se preparan de forma muy sabrosa, especialmente las de venado, jabalí y, en caza menor, la perdiz. En cuanto a postres, es tradicional el pastel cordobés, hecho con hojaldre y, en su versión, más clásica, cabello de ángel y jamón serrano.



Sin comentarios todavía

Comments are closed