martes, mayo 17, 2022
InicioDestinosEspañaLos 68 pueblos más bonitos de España

Los 68 pueblos más bonitos de España

Hacemos un repaso por los pueblos más bonitos de España, aquellos en los que os podéis dejar perder sin mirar al reloj. Os proponemos recorrerlos siguiendo el manifiesto de ciudad slow.


Lastres

En la provincia asturiana y a tan sólo 62 kilómetros de Oviedo, justo en el litoral oriental, Lastres es, tal y como podéis observar en la foto, una de las más bonitas localidades de todo el Principado. Apenas cuenta con unos 5.000 habitantes que se han dedicado y se dedican tradicionalmente a la pesca, pero, sin duda alguna, es un pueblo muy especial que está ganando mucha fama en los últimos tiempos.

Lastres se asoma al mar Cantábrico en una especie de escalera que va desde los acantilados hasta el puerto pesquero. En medio se sitúan las callecitas estrechas en fuerte pendiente, un gran número de casonas blasonadas que hacen honor a su esplendoroso pasado, y unos edificios que saben a mar.En su puerto pesquero nos depara las vistas más típicas de esta localidad, excepcionales. Además, asciendo desde él por las calles empedradas llegaremos al casco urbano, donde encontraremos los principales monumentos de la villa, como la capilla del Buen Suceso, del siglo XVII o latorre del Reloj, del siglo XVIII.

En la parte más alta nos encontraremos la iglesia de Santa María de Sádaba, construida en el año 1757 por el proyecto de Manuel Reguera y Joaquín Vigil. Dicha iglesia alberga una pieza muy interesante de imaginería, el Crucificado, vinculado a la estética germánica por su expresividad.

Santillana del Mar

La villa de Santillana del Mar, que ni es santa, ni es llana, ni tiene mar, se localiza justo en Cantabria y es considerada como uno de los pueblos más bonitos de España, y no sólo por boca de cuanto turista la haya visitado y contemplado, sino por las plabras mismas de Jean Paul Sartre.

Por esto mismo, Santillana del Mar es desde el año 1889 Monumento Histórico, y es que esta villa empedrada, la cual nunca en toda su historia estuvo amurallada, destaca por sus casas solariegas de blasones por doquier y sus bosques de yelmos.El pueblo de Santillana del Mar es un conjunto de piedras que se distribuyen en tres o cuatro largas y grandes calles donde nos encontramos con casonas, torrucas, conventos, tiendas de recuerdos, cafeterías o bares. Entre dichas casas solariegas destaca la de los Sánchez Tangle, un gran ejemplo típico de casona que se encuentra en un estado magnífico de conservación y que es guardada actualmente por los descendientes legítimos de quienes la mandaron a construir allá por el siglo XVII.

Otra de las cosas que no deberíamos de perdernos es la casa de los Barredabracho, pero también el Convento de las Clarisas, el Palacio de Peredo, la Torre del Merino o la Colegiata de Santa Juliana, entre otras muchas.

Covarrubias

La villa medieval de Covarrubias se encuentra en la Provincia de Burgos, 40 kilómetros al sur de la capital. Conocida como la “Cuna de Castilla”, esta localidad fue declarada conjunto Histórico-Artístico Nacional en 1965 y ha sido galardonada con numerosos premios de Turismo y Embellecimiento.

Pasear por Covarrubias es sumergirse en un gran museo medieval. Sus calles y plazas conservan un aroma antiguo, que hace especialmente agradable caminar por su centro histórico. Desde las murallas de la Villa y el Paseo de la Solana se puede contemplar una bonita vista de las orillas del río.

Otros lugares de interés son la Casa de Doña Sancha, exponente máximo de la arquitectura tradicional del siglo XV, y la Iglesia de Santo Tomás, con una interesante colección de retablos, una hermosa pila bautismal y una escalera plateresca, que es la “joya” de la iglesia.

En los alrededores de la villa hay casas rurales, que permiten el alquiler completo o de habitaciones, proporcionando intimidad a las parejas que deseen disfrutar de este romántico fin de semana.

Mondoñedo

La monumental localidad de Mondoñedo se encuentra situada justo en las faldas del monte de la Infiesta y entre Villalba y la mariña lucense, justo en la provincia gallega de Lugo.

Todas las calles de la villa confluyen en la plaza de la Catedral, declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1985. Domina la plaza la Catedral, un edificio de piedra dorada con torres barrocas del siglo XVIII, portada románica del siglo XVI y claustros del siglo XVII. Anexo a la catedral se levanta el Palacio Episcopal, construido en tiempos del obispo Riomol y Quiroga.

En la parte alta de la plaza se encuentra el antiguo consistorio que construido en el siglo XVI sirve hoy de biblioteca municipal y oficina de turismo, y en el cantón de la plaza, un precioso conjunto de casas con soportales y miradores. La plaza y las estrechas calles aledañas forman un conjunto arquitectónico declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1985.Mondoñedo en GaliciaOtro de los edificios destacados de Mondoñedo es el Santuario de los Remedios, situado en un hermoso paraje que sirve de entrada a la ciudad. En su interior se conserva un hermoso retablo barroco, decorado por Antonio Amoedo y Troncoso. A los pies del santuario comienza la Alameda de Os Remedios, una de las más antiguas de España.

Al final de esta avenida, que sirve como escenario de las ferias y fiestas más importantes de la ciudad, se levanta el Hospital de San Pablo. De planta cuadrangular y patio central, este bonito edificio tiene una fachada de pizarra con el escudo de la ciudad y del obispo Sarmiento en el centro. Desde la Alameda se disfruta además de maravillosas vistas sobre el valle del río Cesuras.

Otro de los puntos mas importantes de la ciudad de Mondoñedo es la Plaza do Concello, una plaza muy ambientada en verano gracias a las terrazas instaladas por los establecimientos de los alrededores. En la plaza se encuentran el actual Ayuntamiento y la Iglesia Parroquial de Santiago, un edificio neogótico cuya construcción se inició en 1890.

Además de recorrer sus calles, uno no debe marcharse de Mondoñedo sin probar la tarta de Mondoñedo, un postre tradicional elaborado con bizcocho, almíbar, hojaldre, almendras, cabello de ángel y fruta; toda una tentación.

Laguardia

Sin salirnos del paisaje que nos ofrece el País Vasco, esta vez nos vamos a trasladar a una pequeña población alavés de unos 1.285 habitantes que se asientan en la provincia alavesa a unos 64 kilómetros de distancia de la que es su capital, Álava.

Se trata de Laguardia, pueblo conocido por ser uno de los que forman la cabecera de La Rioja alavesa y por ser uno de los más unidos al vino, puesto que es éste, concretamente, el símbolo, el emblema, y el quehacer cotidiano de todos sus habitantes, así como su principal producto económico.

Es Laguardia una villa medieval que se deja notar por todas sus calles, ya que podemos fácilmente observar su básico urbano de ciudad amurallada en torno a su castillo. Por ejemplo, sus murallas, fueron levantadas en el reinado de Sancho VII el Fuerte, es decir, en el siglo XIII, y en ellas se abrieron un total de cuatro puertas de acceso: Páganos, Mercadal, San Juan y Santa Engracia.

Uno de sus lugares más interesantes es su Plaza Mayor, situada en el centro de toda la villa para ser sede del Ayuntamiento, pero también deberíamos destacar la Torre Abacial, muy cerquita de la iglesia de Santa María de los Reyes, la Casa de Samaniego, una de las más señoriales, y las famosas bodegas de donde sale uno de los mejores vinos del mundo.

Ayllón

En la comunidad autónoma de Castilla y León y justo en la provincia de Segovia, la villa de Ayllón es un precioso ejemplo de que en la comarca que le otorga su nombre hay más de un rinconcito que vale la pena conocer. De hecho, a tan sólo 20 kilómetros de aquí nos topamos con el pueblecito de Riaza, considerado uno de los más bonitos de toda España.

Ayllón es una villa por la que han pasado diferentes civilizaciones y la cual no se ha incorporado a Segovia hasta mediados del siglo XIX. Hoy en día todo su casco urbano se encuentra bastante bien conservado, y en ella podemos destacar diferentes monumentos y edificios de gran interés.

Uno de ellos es, por ejemplo, el Museo de Arte Contemporáneo, en el cual podremos encontrar obras de Lucio Muñoz, Álvaro Delgado o Pedro Bueno, entre otros muchos. Más lugares interesantes para visitar serían las ruinas de su castillo, el Palacio de Juan Contreras, su Plaza Mayor, o su gran número de iglesias, como la de San Juan (la más famosa de todas y románica del siglo XII), la de Santa María (renacentista y muy grande), o la de San Miguel (del siglo XII).

Candelario

  • Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción; Situada en la parte más alta del pueblo.  Compuesta por elementos de 4 estilos arquitectónicos diferentes.
  • Ermita del Santo Cristo del Refugio; Situada en la entrada del pueblo.
  • Ayuntamiento; Destaca su fachada, el interior y el jardín.
  • La casa típica; Construida con anchos muros de piedra de cantería, forja y madera. La vivienda – de 3 plantas- se unía a la fabricación de los embutidos , por lo que en la planta baja se realizaba la matanza; la segunda era la vivienda y la ultima se utilizaba como desván.
    Batipuerta; situada en la puerta de las casas, su finalidad era dejar pasar la luz para poder trabajar y evitar que los animales entrasen.
    Regaderas y fuentes; Las primeras son canales de agua encargados de la limpieza de la población con la matanza del cerdo, y las segundas, se encuentran por toda la ciudad con agua transparente proveniente de las montañas. Tres de ellas se encuentran en las antiguas entradas de Candelario.
  • Museo de la casa Chacinera; es un museo etnográfico y la decoración está donada por los vecinos. Abre los sábados por la tarde y los domingos por la mañana.

La Alberca

Muy cerquita del límite con la provincia de Cáceres y justo al sur de Salamanca, en Castilla y León, se encuentra la pequeña villa de La Alberca, un lugar que permanece y se sitúa como uno de los pueblos más bonitos de toda España.

Sitio de leyendas y de falsos mitos, dicho pueblecito fue declarado en el año 1940 Monumento Histórico Artístico Nacional, y es que aquel que alguna vez haya paseado por sus callecitas sabrá de sobra por qué. De hecho, La Alberca tiene el privilegio de haber sido el primer conjunto rural declarado de toda España.Sus habitantes se han dedicado durante toda su vida a la fabricación del turrón, de la miel y algo de ganado. Sin embargo, gracias a que el turismo cada día va creciendo, éste también se ha convertido en uno de los principales recursos económicos de la villa.

En nuestra visita por La Alberca deberíamos de destacar, por encima de casi todo, su precioso caso urbano, el cual se conserva perfectamente. Aquí encontraremos pequeñas callecitas, estrechas y empinadas, que cuenta con unas viviendas todas construidas en granito y en madera de castaño y que tienen la particularidad de ostentar los balcones más floridos y bonitos del país.

Medinaceli

Encaramada justo a un cerro en el valle del Jalón, la pequeña villa de Medinaceli se localiza en Castilla y León y se sitúa a unos escasos 75 kilómetros de Soria y a unos 150 de Madrid. El pueblo, el cual cuenta con unos 900 habitantes aproximadamente, se encuentra dividido en dos zonas, una situada junto a la carretera (la más moderna) y otra donde se encuentran los monumentos más significativos.

Por eso, en nuestra visita a Medinaceli, deberíamos destacar sobre todo las cosas que encontramos en ésta última zona, puesto que la nueva cuenta con poco atractivo turístico. Justo aquí, las calles angostas desvelan nobles casonas y rinconcitos donde encontramos plasmado el esplendor que un día tuvo esta histórica ciudad.Uno de estos es el arco romano, construido entre los siglos II y III posiblemente como puerta de entrada a la villa. Su estructura, provista de tres arcadas, se encuentra prácticamente intacta, aunque no podemos decir lo mismo de sus elementos decorativos.

Otros de sus lugares con más encanto es el Palacio Ducal, del siglo XVII, el cual domina la Plaza Mayor con su bonita fachada de factura clásica y acompaña a La Alhóndiga, el cual se sitúa justo a su lado. Éste último es un edificio que se construyó en el año 1653 y que servía antiguamente para almacenar el trigo.

Puebla de Sanabria

Puebla de Sanabria se sitúa a orillas del río Tera, a 112Km. aproximadamente de la ciudad de Zamora. Las conexiones entre la ciudad y Puebla de Sanabria son escasas, el autobús realiza el recorrido dos veces al día y la asiduidad de los trenes de cercanía no es mayor, por lo que la mayoría prefiere utilizar su propio vehículo. En Puebla de Sanabria los turismos rurales son abundantes, sin embargo la demanda es alta y deben reservarse con antelación.

Casco Histórico de Puebla de Sanabria en Zamora

El casco histórico de Puebla de Sanabria, con calles estrechas y empedradas, está dividido en dos por su doble cerco amurallado. La zona alta acoge el Castillo que el conde de Benavente ordenó construir en 1450. De planta cuadrada, con torre del Homenaje en su centro y torres defensivas en los laterales, es sin duda la edificación más distintiva de la localidad. Junto al castillo, comparten la parte alta del casco histórico edificaciones señoriales.Puebla de Sanabria en ZamoraEn el segundo cerco amurallado se encuentran las viviendas de corte popular. Viviendas soportadas, que presentan galerías corridas a lo largo de sus fachadas de mampostería. Los tejados de pizarra de gran inclinación y los amplios aleros, son los típicos de las localidades de montaña de la comarca.

Recorriendo las calles de Puebla de Sanabria, merece la pena detenerse en la Iglesia Parroquial de cuyo origen románico se conservan la nave central y el pórtico norte. El pórtico oeste destaca por sus arcos ojivales con figuras humanas y su interior alberga una pila bautismal con relieves cruciformes del siglo XIII. Junto a la iglesia se encuentra la ermita barroca de San Cayetano.

El Ayuntamiento de estilo isabelino, postrera manifestación del gótico español, y el Museo de los Gigantones, que guarda las figuras y cabezudos documentadas ya en el siglo XIX, son otros de los atractivos de la localidad, que además alberga numerosas tiendas de productos y artesanía de la zona.

Parque Nacional del Lago de Sanabria en Zamora

Desde la localidad muchos realizan excursiones al Parque Nacional del Lago de Sanabria, un enclave natural que abarca más de 5000 hectáreas en torno a su lago, el lago natural más grande de España. Bosques de roble, pequeñas lagunas, caudalosos ríos rodeados de chopos y alisos que descienden de las montañas, contribuyen a crear un bello paisaje.

Guadalupe

Justo al pie de la sierra de Villuercas, a unos 133 kilómetros de Cáceres, en Extremadura, uno de los rincones más bonitos de toda España e importante centro de peregrinación es la villa de Guadalupe, la cual cuenta con un gran número de turistas, especialmente los fines de semana.

Por ello, sus habitantes, unos 2.500, viven principalmente del turismo, además del cultivo del olivo, algo muy característico en la región de este valle bastante profundo. Su turismo se debe a la gran cantidad de lugares de interés, edificios y monumentos con los que la villa cuenta, y es que nos encontramos ante uno de los pueblos serranos mejor conservados, con una arquitectura popular de calles empedradas y balcones hechos de madera.

Su lugar más emblemático, declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, es su imponente monasterio, el cual data del siglo XIV mezclando varios estilos, como gótico, mudejar, renacentista, plateresco y barroco. La visita a dicho edificio comprente la basílica, la sacristía, los claustros, la sala del Tesoro, el camarín de la Virgen, el Museo de Pintura y Escultura y el Museo de Bordados.

Otro de sus lugares de interés, máximo ejemplo de su arquitectura popular, es la Plaza de Santa María de Guadalupe, lugar mismo donde se levanta el citado monasterio.

Trujillo

Trujillo es una localidad situada al sureste de la provincia de Cáceres, interesante gracias a su gran legado histórico y su rico patrimonio cultural. Los palacios, iglesias, castillos y monumentos de Trujillo, forman un destacado conjunto monumental que sorprende al visitante. Una para obligada, sin duda, en cualquier ruta por la provincia de Cáceres.

En lo más alto, se conserva el Castillo de Trujillo, una fortaleza árabe que durante la Reconquista defendió la villa de las tropas cristianas, hasta que en 1932, finalmente, la plaza fue tomada por Fernando III. Situada en un cerro conocido como Cabeza del Zorro, la fortaleza se levantó con bloques de granito de sillería, y hoy aun se conservan dos aljibes árabe originales. Trujillo fue una ciudad amurallada. En las murallas, aun se conservan 4 de las 7 puertas originales y algunas torres que encierran el barrio viejo de la villa.Trujillo en Cáceres

La Iglesia de Santa Maria la Mayor y la Plaza Mayor son junto al castillo, los mayores atractivos de la villa de Trujillo. La iglesia de Santa Maria la Mayor de estilo románico tardío, se empezó a levantar en el siglo XIII y posteriormente fue ampliada con detalles góticos. En este templo de tres naves, destacan las 25 tablas pintadas al óleo por Fernando Gallego, que componen el retablo. Restauradas recientemente, reflejan escenas de la vida de la Virgen y Jesús.

La plaza Mayor de Trujillo, es el corazón de la villa de Trujillo. Medieval y renacentista, está rodeada por palacios y casas señoriales porticadas que crean una panorámica espectacular. Sus soportales, hoy ocupados por terrazas, cafeterías y restaurantes, llenan de vida esta cuya iluminación nocturna, hace de ella una estampa impresionante a partir del atardecer. La plaza está presidida por la famosa estatua ecuestre de Francisco Pizarro, célebre por conquistar Perú.

Chinchón

Situada en el valle del Tajuña, al sur de la provincia de Madrid, nos encontramos con la localidad de Chinchón, la cual se ha dedicado a lo largo de su historia a la agricultura, a la industria licorera y a la hostelería. Hoy nos queremos acercar hasta ella para conocerla un poco más y visitar sus principales lugares de interés.

En primer lugar, por ejemplo, nos encontramos con su Plaza Mayor, una de las imágenes más conocidas de Chinchón y ejemplo típico de plaza porticada castellana. Ésta apareció en el siglo XV sin más motivo que destinar una plaza para el mercado de ganado.

En ella podremos ver la fuente, una construcción moderna de los años cincuenta, la columna de los franceses, lugar donde las tropas napoleónicas ejecutaron a un grupo de vecinos cuando en el mismo lugar habían matado a un par de soldados galos, y el Ayuntamiento, situado en la parte contraria.

Aún así, hoy en día la Plaza Mayor es el eje central del casco histórico y en él se llevan a cabo diferentes cosas. Los sábados, por ejemplo, es el día del zoco, pero allí también se celebran corridas de toros y es el espacio en el que la gente del pueblo se reúne.

Hacemos una parada en la conocida iglesia de la Asunción, otros de los lugares que deberíamos visitar. En dicha iglesia, concretamente en su altar mayor, nos encontramos con el cuadro de “La Asunción”, pintado por el mismísimo Francisco de Goya.

Aún así, también podríamos visitar otras iglesias interesantes, como la iglesia de San Antón, la cual está presidida por Nuestra Señora de los Remedios, o la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, la cual pertenecía al convento agustino. Dos ermitas también destacables son la Ermita de la Misericordia, situada en la Plaza de los Hermanos Ortiz de Zárate, y la Ermita de San Roque, una sencilla construcción de la segunda mitad del siglo XVII.

Aún así, no nos podemos olvidar de edificios como la Torre del Reloj, la cual pertenecía a la antigua iglesia de Santa María de Gracia, ya desaparecida, o el interesante Teatro Lope de Vega, situado justo al lado de la iglesia. Dicho teatro se construyó en el año 1891 en el mismo lugar donde se encontraba el palacio de los Condes, lugar donde el poeta y dramaturgo estrenó algunas de sus comedias.

Frigiliana

Andalucía es una tierra de blancos pueblos montañosos y de mar, de legados árabes y romanos, de constrastes, de sabores, de vida. Hoy nos trasladamos hasta la provincia de Málaga para descubrir otra de sus cientos de joyas, situada justo a unos escasos 6 kilómetros de la mágica ciudad de Nerja y a unos 56 de la capital de provincia.

Se trata de la villa de Frigiliana, una de las que mejor han conservado su trazado urbano árabe, puesto que aún podemos observar su preciosa arquitectura tradicional y su famoso barrio morisco-mudéjar, plagado de estrechas callecitas empinadas, llenas de flores y pasadizos.

En nuestra visita por esta peculiar villa, sin duda alguna, su barrio mudéjar es lo más característico, aunque también nos topamos con diversos edificios y monumentos de interés. Uno de ellos, el más importante a nivel religioso, es la iglesia de San Antonio, templo construido a finales del siglo XVII, aunque completamente reformado un siglo después.

Otro de ellos es el Palacio de los Condes de Frigiliana, del siglo XVI, aunque después de servir de residencia, dicho caserón fue transformado en la Fábrica de miel de caña. Por otro lado, también deberíamos acercarcos al Castillo árabe, construido a finales del siglo IX.

Alcalá de Júcar

Alcalá de Júcar es un excelente destino para hacer una escapada de fin de semana. Lugar para desconectar de nuestra pueblo o ciudad, de lo habitual, del trabajo, de la gente, cambiar de aires aunque solo se por un fin de semana. ¿Queréis saber más de este pueblo? Os lo contamos.

Se encuentra en la provincia de Albacete y es uno de los pueblo más bonitos de toda España. Un lugar tanto para relajarnos, como para el ocio o realizar turismo rural. Dependiendo vuestros gustos o la finalidad del viaje podéis alojaros tanto en hoteles, como hostales o casas rurales.

Si algo caracteriza a los pueblos como Alcalá de Júcar es su gastronomía, por lo que no podrá irse de este pueblo sin probar sus vinos con denominación de origen, sus embutidos o su pan de leña.

Pero por algo será uno de los pueblos más bonitos de España y es que el pueblo está situado en una roca sobre el río Júcar, y en lo alto de todo el pueblo se encuentra el castillo, de construcción árabe.  Será un buen lugar para comenzar nuestra visitar.

Para continuar con nuestro paseo por dicho pueblo podremos caminar por las calles que van hasta la parroquia de San Andrés, calles antiguas que seguro que le encantarán. Y una vez en la parroquia no duden en disfrutar de uno de los edificios más significativos de la población. Podremos acabar nuestro paseo en el puente sobre el Júcar, donde tendrá unas vistas espectaculares.

Cualquier rincón de esta población le sorprenderá y será precioso para fotografiar. Disfruta de esta escapada de fin de semana.

El Castell de Guadalest

La pequeña población alicantina de Guadalest forma parte del valle que lleva su mismo nombre y se localiza a unos 600 metros de altitud justamente en la zona más septentrional de la comarca que se conoce con el nombre de La Marina Baixa.

Por lo tanto, nos encontramos con una lugar marcado por las sierras de Xortà y Serella, al norte, y por Aitana, al sur, destacándose aquí los altos picos de Parats, Morro Blanc, Morro Blau, L’Ombria del Castell y el Purot.Nuestro recorrido por dicha villa debería comenzar en la calle principal del pueblo, especialmente bonita gracias a su arquitectura y a sus casas blancas que se encuentran adornadas por una infinidad de macetas. Justo al final de esta calle nos encontramos con una escalera que da acceso a la puerta que servía para recibir la parte antigua, encontrándonos en ella el edificio del Ayuntamiento, donde se conservan, en su sótano, unas antiguas mazmorras que datan del siglo XII.

En lo más alto de Guadalest nos topamos con el barrio del Castillo, el más antiguo de toda la villa. Aquí se sitúan los monumentos más característicos, como la iglesia parroquial de la Virgen de la Asunción, la Casa de Orduña, y el castillo de Sant José.

Aínsa

Aínsa es un pueblo de los Pirineos que está situado estratégicamente en la confluencia de los ríos Cinca y Ara, sobre un promontorio rodeado de murallas desde donde se domina todo el entorno. Es un magnífico ejemplo de urbanismo medieval y un lugar ideal para disfrutar de la naturaleza y la historia.

Pertenece a la provincia de Huesca, en la Comunidad Autónoma de Aragón (España), y ofrece a los visitantes muestras de la arquitectura, el arte y la cultura de varios siglos. Es también el punto de partida ideal para descubrir los cañones del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Parque Natural de los Cañones y la Sierra de Guara y el Parque Natural Posets-Maladeta.

Situado a unos 119 kilómetros de su capital de provincia, Huesca, en Aragón, el pequeñito pueblo pirenaico de Aínsa es otro de los rincones de toda nuestra geografía española dignos de visitar, precisamente por su encantador casco antiguo y su arquitectura, la cual se ha conservado de forma muy fiel con el paso de los años, otorgándole a la villa el aspecto medieval que hoy en día vemos.

El primer punto a visitar sería, casi sin lugar a dudas, su plaza Mayor, declarada Monumento Artístico. Al parecer, nos encontramos ante la única plaza mayor medieval que aún conserva sus construcciones originales de manera íntegra, lo que la hace de especial interés.

Su castillo es también otro lugar digno de contemplar, ya que forma parte de la historia de la villa. Dicha fortaleza fue construida en el siglo XVI, aunque hoy en día tan sólo encontramos de ella la torre de base pentagonal y un muro que la comunica con el ángulo sureste.

Otros lugares de interés son la iglesia-Colegiata, románica del siglo XI, la Cruz Abierta, una peculiar construcción levantada para honrar la aparición milagrosa de la Cruz de Sobrarbe, el Museo de Oficios y Artes Tradicionales, y el Ecomuseo Luis Pallaruelo.

Albarracín

Albarracín es una preciosa localidad perteneciente a la provincia de Teruel, en la comunidad autónoma de Aragón. Un enclave que alberga tanto un espectacular casco histórico declarado Monumento Nacional en 1961, como la gran belleza natural de la Sierra de Albarracín. Un paseo por sus murallas y estrechas calles permite trasportarse a otros tiempos.

Situado en los Montes Universales a 1182 metros de altitud, junto al río Guadalaviar, rodeado por una muralla, encontramos Albarracín. La localidad de Albarracín se encuentra únicamente a 40 kilómetros de Teruel, comunicada diariamente con esta ciudad por una línea de autobús, por lo que al visitarla puede optarse por alojarse en uno de los hospedajes rurales de la localidad o en la ciudad de Teruel. El aeropuerto más cercano a la localidad es el de Zaragoza, con vuelos baratos desde otras destacadas ciudades españolas.

El pueblo de Albarracín es, para muchos, el pueblo más bonito de España y razones no les faltan. Nosotros estuvimos este invierno pasado y sería pretencioso por nuestra parte hacer la misma afirmación sin conocer todos los pueblos de nuestro país, pero desde luego encanto no le falta y sí, es el más bonito de cuantos nosotros hemos visto y además es Monumento Nacional desde junio de 1961, por algo será. ¿No?

Una de las cosas imprescindibles que deben hacerse en Albarracín es pasear por las calles de su casco histórico, levantado sobre las faldas de una montaña. En ellas se levantan casas con una gran aproximación en los tejados, construidas con entramados de madera y tabicones rojizos característicos. Las más destacadas son la Casa del Chorro, la Casa de la calle Azagra y la Casa de la Julianeta, en un buen estado de conservación.

El pueblo está construido entre las rocas de la montaña. Lo que más llama la atención de este pueblo de Teruel son sus calles. Pequeñas callejuelas que parecen casi un laberinto. Te encantará perderte entre las casas y ver cada una de ellas y más bonita que la anterior.

Pero si una casa destaca entre todas es sin duda la Casa Azul. Se trata de una casa que perteneció a una de las familias más ricas del pueblo. Algo curioso de este pueblo y característico en todas las casas es que todas tienen como llamadores de las puertas un lagarto de forja.

Pero Albarracín tienen muchos monumentos para ver. Comenzando por la Catedral, con su órgano y capillas con unas pinturas preciosas. Si queremos tener una vista espectacular del pueblo sin duda subiremos al Castillo, o podemos subir hasta otro gran mirador de la ciudad como es la Torre Blanca. Si os gusta las grandes colecciones, los recuerdos antiguos y una visita al pasado no podéis dejar de visitar el Museo de Albarracín.

Para acabar nuestra visita podemos visitar la muralla. Es una de las cosas más bonitas que tiene este pueblo, pero debéis de coger fuerzas para subir ya que es una visita cansada.

La Plaza Mayor, surge como un espacio abierto entre las estrechas calles. De forma irregular, fue diseñada en el siglo XI y está presidida por el Ayuntamiento, un edificio del siglo XVI, con balcones de madera, recios soportales y un corredor sobre el río. Otras casonas y palacios con balcones corridos y una bonita combinación de piedra y madera ayudan a crear una magnifica estampa, que muchos aprovechan a fotografiar o pintar.

Las Murallas son otro de los reclamo de Albarracín. Este antiguo sistema defensivo medieval, cuyos tramos más antiguos datan del año mil, está presidido por la Torre de La Engarrada y los restos del Castillo de El Andador, hoy en proceso de restauración. Cercana al castillo se encuentra la concatedral de Albarracín del siglo XVI, en cuyo exterior destaca su torre de estilo renacentista y cuyo interior alberga preciosos retablos. La fachada barroca del Palacio Episcopal, llama la atención también junto a la catedral.

Existen otros templos importantes en Albarracín como son la iglesia de Santa Maria, la construcción más antigua de la ciudad; la iglesia de Santiago. Con un meritorio altar mayor dedicado a Santiago; la Ermita del Cristo de la Vega o el convento barroco de Los Escolapios.

Rodeada por el Guadalaviar, Albarracín es una localidad con un interesante patrimonio y numerosos rincones pintorescos que descubrir a lo largo de sus estrechas y empinadas calles.

Alquézar

Ubicada a 660 metros sobre una sierra paralela al Pirineo, en el Somontano, se encuentra la villa de Alquézar. Catalogada entre los pueblos más bonitos de España, posee bellezas naturales y arquitectónicas que la convierten en un excelente destino para visitar.

En 1982, Alquézar fue declarado Conjunto Histórico Artístico, por la belleza de sus obras arquitectónicas y el trazado medieval de su casco urbano, que guarda las historias de moros y cristianos dentro de sus estrechas callejuelas.

Asimismo, el río Vero, que discurre al pie de la ciudadela, ha creado un paisaje en el que desde hace milenios los seres humanos han dejado su huella. Muestra de ello son las pinturas rupestres que atesoran sus múltiples cuevas.

En 1931, la Colegiata de Santa María la Mayor fue declarada Monumento Nacional. Su especial ubicación en las alturas de una cresta rocosa y la riqueza artística de su arquitectura la hizo acreedora de esta distinción.

Para acceder a ella, se debe subir por una rampa escalonada. El esfuerzo valdrá la pena, para descubrir el conjunto monumental entre el que destaca la iglesia y el claustro, que datan de los siglos XVI-XVIII. Todo el conjunto está defendido por una doble muralla con almenas y torreones.

También destaca en Alquézar la Iglesia de San Miguel. La obra fue culminada en 1708 y es el actual templo parroquial. Se caracteriza por sus armoniosas medidas.

Una visita obligada en Alquézar será el barranco del río Vero. Allí se conservan en cuevas pinturas y grabados rupestres que fueron realizados entre 12 mil y 5 mil años A.C. Las cuevas de Mallatas, Arpan, Chimiachas, Regacens, Muriecho forman todo un conjunto que ha sido reconocido por la UNESCO como Patrimonio Mundial.

Rubielos de Mora

Uno de los pueblos más bonitos e imprescindibles de visitar de toda la provincia de Teruel es Rubielos de Mora, el cual se localiza a unos 55 kilómetros de la capital, aunque apenas dista unos 13 de su vecino Mora de Rubielos. Ambos se localizan en la llamada comarca Gúdar-Javalambre.

En cuanto al significa de su nombre podemos decir que proviene de los terminos latinos “rubus” y “eus”, lo que viene a significar “terreno de zarzas”, probablemente señalando al llano en el que la villa queda asentada. Dicho nombre se mantiene hasta el año 1779, cuando se le añade “de Mora”, aunque la historia de este añadido ronda ya muchas leyendas diferentes.

En Rubielos de Mora podemos destacar sus murallas medievales de las que aún se conservan algunas partes, como las puertas de San Antonio y del Carmen. Por otro lado tenemos el Ayuntamiento, edificio del siglo XVI, el Convento de las Carmelitas y el Convento de las Agustinas.

Sin embargo, si nos damos un breve paseo por todo este pueblecito y lo recorremos un poco, nos daremos cuenta de su llamativa arquitectura, destacando en ella diversos edificios como el Hospital de Pobres, la Hostería o el Hospital Menor, entre otros.

Sos del Rey Católico

Nuestra última parada se la reservamos a la cuna del Rey Fernando El Católico. “Se le llama Portal de la Reina, porque cuando iba a nacer Fernando el Católico su madre entro por esta torre”, nos cuenta Ángel, quien accede a hacernos un recorrido rápido por la villa. “Aquí hacían de prostitutas. ¿Habéis visto la película de la vaquilla? El 80 por ciento se grabó aquí.”, Ángel nos señala una callejuela en la que se filmo una escena de la película de Luis García Berlanga con actor principal Alfredo Landa, y que parece que causó revuelo en el pueblo. La callejuela empedrada se hace más estrecha, y empinada, para llegar al Palacio de Sada. Cuando Juana Enríquez iba a dar a luz se encontraba en Sangüesa y se desplazó a este Palacio a dar a luz, bien por que quería que tuviera raíces en Aragón, bien por que en esos momentos Navarra estaba en guerra civil. Aquí se encuentra la oficina de turismo y un espacio dedicado a “La Vaquilla”, para los más cinéfilos. Seguimos tras los pasos de Ángel caminando por la judería. En el plaza de la villa se encuentra el Ayuntamiento renacentista, y el soportal donde en el medievo se realizaba el mercado. Aún conserva la hendidura de la vara aragonesa, la medida de longitud que se utilizó en la zona hasta el siglo XIX. Más adelante nos encontramos a Berlanga sentado en su silla en el homenaje a “La Vaquilla” que hace el pueblo. Y ya en lo más alto la torre del homenaje del castillo del siglo XII. La muralla defensiva rodea todo el perímetro, a veces visible a veces escondida entre los muros de las casas, con 7 portales que daban acceso al intramuro: el principal Portal de Zaragoza, que va a parar a la plaza de la villa, el de la Reina, de Uncastillo, Jaca, Sangüesa, Levante y Poniente o portal del Mudo. Si quieres ver el lienzo limpio de muralla acércate al Parador, en el extremo norte.

Morella

El sorprendente emplazamiento de Morella a 984 metros de altura, ocupando la cumbre de una montaña, rodeada de fortificaciones y dominada por su castillo en lo más alto, es lo primero que llama la atención.

Morella se encuentra en la comarca de Els Ports y cuenta con unos 2700 habitantes. Morella fue declarada conjunto Histórico-Artístico en 1963 y actualmente trabaja para su reconocimiento por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

No dejes de visitar los  museos;  sus murallas,  torres y puertas (Sant Miquel, Sant Matéu, etc.), el acueducto medieval de “Santa Llúcia”, la casa de los Zurita o la casa del Marqués de San José (s.XVI),  ver las pinturas rupestres,  el Ayuntamiento de estilo gótico o solicitar un servicio de guía para que te muestre la  historia de esta antigua villa, y por supuesto no te olvides de las vistas de la ciudad desde el castillo.

Los deportes de montaña también están presentes y te ofrecen una amplia gama de actividades para tratar de satisfacer tu ansia de emociones.

Peñiscola

Peñíscola es un municipio de la Comunidad Valenciana,  situado en la costa norte de la provincia de Castellón, en la comarca del Bajo Maestrazgo. Te proponemos una serie guiada de actividades para que puedas verla  en 2 días. 

Se sitúa en una península rocosa, en origen unida a tierra solamente por un istmo de arena que hacía fácil su defensa.

Empieza la mañana del sábado con una vuelta la Sierra de Irta a través de los senderos.  Conoce la Torre Badúm, la Ermita de Sant Antoni, la Cala del Moro, la Playa del Pebret, etc. Para un descanso acércate a cualquier terraza. En la Playa Sur podrás sentarte a contemplarla cara Sur del Peñón, con el puerto a sus pies. Si eliges la Playa Norte, contemplarás la  presencia de la ciudad amurallada avanzando sobre el mar.  Repón fuerzas degustando la Tisana del Papa Luna acompañada de los típicos passtisets de confitura o las tartitas del Papa Luna.

A la hora de comer  no dejes de probar  el  All-i-Pebre de “Rap” (Rape) o “Polpet” (pulpitos), el “suquet de peix” o “remescló“, así como los mariscos, dátiles de mar, “caragols punxents” (cañadillas), mejillones, “caixetes”, cigalas, etc. Los diferentes arroces  también son parte fundamental de la dieta de estas tierras.

Por la tarde pasea por  el puerto.  Súbete a la Golondrina embárcate en una travesía que te permitirá ver Peñíscola desde otro punto de vista.  (consultar horarios)

Si con la luz del día es un espectáculo contemplar la silueta de la ciudad antigua, con  la noche te enamorarás. Regálate una cena a la luz de las velas y con el Peñón iluminado de fondo. Será una noche inolvidable. Para tomar algo busca en  la C/ Mayor y sus alrededores. En la zona de la Playa Norte también existen terrazas y pubs.

El domingo te invitamos a descubrir  el Casco antiguo de Peñíscola. Te recomendamos que  lo hagas por las rutas  marcadas para que encuentres  lugares únicos, como  la Porteta, el Portal Fosc, el Portal de Sant Pere, el Bufador o la Iglesia de Nuestra Sra. De la Virgen de la Ermitana. Piérdete por las calles  hasta llegar a lo alto del Castillo.
Compras. Existen una gran cantidad de comercios de artesanía, productos típicos y de recuerdos. Especial encanto tiene el mercadillo ambulante que se monta en las inmediaciones de la Plaza de Bous.

Tras las compras, en el Parque de Artillería, podrás contemplar vistas de la bahía. Entre  Junio y Septiembre alberga una exposición de aves rapaces con  demostraciones de vuelo. En la Plaza de les Caseres y sus alrededores existen ofertas variadas de restaurantes.

Para bajar la comida entra a uno de los monumentos más visitados de España: el Castillo del Papa Luna.  En un perfecto estado de conservación,  podrás apreciar los detalles que tiene esta fortaleza.

Antes de abandonar Peñíscola te recomendamos  un paseo en el Tren Turistic, pues te ofrecerá un recorrido guiado por los más de 5 km de paseo marítimo.

Eventos Culturales: En el mes de junio, se celebra el Peñíscola Magic Summer. Durante los meses de julio y agosto se celebra el Festival de Teatro Clásico Castillo de Peñíscola. En agosto, se celebra el Festival Internacional de Música Antigua y Barroca. Las Fiestas Patronales, se celebran a partir de la noche del 7 de septiembre, en honor de la patrona de la localidad, la Virgen de la Ermitana. Han sido declaradas de Interés turístico Nacional.

Vilafamés

A una altitud de unos 400 metros sobre el nivel del mar, la pequeña y pintoresca localidad de Vilafamés se localiza a tan sólo unos 25 kilómetros de la capital de provincia, Castellón, justo en la Comunidad Valenciana y en la comarca de la Plana Alta.

Su extensión es de unos escasos 70, 4 kilómetros cuadrados y su población ronda los dos mil habitantes, y aunque esta era mucho menor, creció y aumentó debido a la creación del Museo de Arte Contemporáneo en el año 1972, el cual favoreció la llegada de muchos artistas atraídos por la belleza de Vilafamés.

En nuestra visita por la villa debemos destacar su castillo, de origen árabe, aunque lo que actualmente podemos observar son restos posteriores. Dicha fortaleza fue conquistada en el año 1233 por Jaime I y perteneció a la Orden de San Juan del Hospital hasta el 1317, que pasó a manos de la Montesa. En esta zona también podemos visitar importantes yacimientos arqueológicos que datan de la Edad del Bronce.

Otros lugares de interés son la iglesia de la Sangre, de origen medieval; la iglesia de la Asunción, del siglo XVI; el Museo del Vino, fundado en el año 1965; el Ayuntamiento, el cual fue construido entre los siglos XIV y XV; y el ya citado Museo de Arte Contemporáneo, la joya local.

Otros pueblos en la lista

  • Ujué-Uxue
  • Sepúlveda
  • Urueña
  • Yanguas
  • Almagro
  • Hita
  • Valverde de los Arroyos
  • Villanueva de los Infantes
  • Torazu
  • Bárcena Mayor
  • Liérganes
  • Caleruega
  • Frías
  • Lerma
  • Peñalba de Santiago
  • Castro Caldelas
  • Briones
  • Sajazarra
  • Ciudad Rodrigo
  • Ledesma
  • Maderuelo
  • Miranda del Castañar
  • Mogarraz
  • Pedraza
  • Almonaster la Real
  • Bubión
  • Capileira
  • Grazalema
  • Lucainena de las Torres
  • Mojácar
  • Pampaneira
  • Segura de la Sierra
  • Vejer de la Frontera
  • Zahara
  • Zuheros
  • Tejera
  • Anento
  • Ansó
  • Calaceite
  • Cantavieja
  • Mirambel
  • Puertomingalvo
  • Valderrobres
  • Fornalutx

RELATED ARTICLES

Destacado