Qué ver en Roncesvalles

Colegiata de Roncesvalles / Foto: Freecat [CC-BY-2.0] Wikimedia Commons

En el noreste de la región de Navarra y a 47 km de Pamplona se encuentra Roncesvalles, el punto de partida de los peregrinos modernos en el camino a Santiago de Compostela. Desde hace centurias es considerado un lugar de paso, sitio de fe y peregrinaje, la historia le ha dado forma a uno de los más tradicionales hitos del Camino de Santiago. Centro religioso y monumental, entre el patrimonio histórico-artístico de Roncesvalles destaca la colegiata, en la que destacan su magnífica iglesia y la imagen de la Virgen, ambas de estilo gótico; la iglesia de Santiago, también gótica, y la del Espíritu Santo, románica, así como su interesante museo y el antiguo hospital de Itzandegia.

TE PUEDE INTERESAR: Camino de Santiago: Camino Francés»

Los cientos de peregrinos que desde la edad media recorren el Camino de Santiago, en una fervorosa muestra de fe y espiritualidad, necesitaban un lugar de reposo luego de la subida de los puertos pirenaicos. Por eso, desde el siglo XI en Ibañeta existió un pequeño monasterio, que también cumplía las funciones de hospital y estaba dedicado a San Salvador y fue el precursor de la Colegiata de Roncesvalles. Posteriormente, entre los siglos XII y XII se construyó la Colegiata de Santa María, uno de los mejores ejemplos del gótico francés en la Península. Su altar mayor está presidido por Santa María de Roncesvalles, talla gótica del siglo XIV.

Qué visitar

  • Real Colegiata de Roncesvalles. La Real Colegiata de Roncesvalles fue construida en el estilo gótico francés, en imitación de la catedral de Nôtre Dame en París. El rey Sancho VII construyó esta iglesia en el siglo XIII como parte de las instalaciones del hospital de Roncesvalles; su propósito era proporcionar ayuda a los peregrinos del Camino de Santiago después de cruzar los Pirineos. Destacan el claustro, la capilla de San Agustín, la capilla de Santiago y la cripta, formada por un tramo recto de bóveda de cañón y un ábside pentagonal. Los muros y las bóvedas están cubiertos por pinturas murales que datan del siglo XIII. Los tesoros artísticos de la Real Colegiata se encuentran en un museo en una de las salas de la iglesia, e incluyen una colección particularmente interesante de trabajos en metales preciosos, expuestos en seis vitrinas. También destaca un juego de ajedrez perteneciente al emperador Carlomagno, un cofre renacentista de plata y una estatua de madera plateada de la Virgen y el Niño. También hay una selección de pinturas, libros y esculturas.
  • Museo-tesoro de la Real Colegiata de Roncesvalles. La exposición contiene una gran colección de imágenes talladas, pinturas, libros antiguos escritos a mano e impresos, así como una gama de artículos de oro, incluyendo un evangelio románico de plata, una arqueta gótico-mudéjar de plata dorada del siglo XIII y el relicario conocido como el juego de ajedrez de Carlomagno, que data de mediados del siglo XIV.
  • El Alto de Ibañeta. Esta parada en el Camino de Santiago ofrece una de las mejores vistas panorámicas del camino. La Iglesia de San Salvador de Ibañeta y el monumento a Roldán se alzan en medio de un paisaje bucólico. La iglesia fue construida en el siglo XI, aunque fue reconstruida en el siglo XX y ahora una moderna capilla observa el paso de los peregrinos. El monumento fue esculpido en honor a los peregrinos y a Roldán. Es una losa gris, como una estela, como las que solían colocarse en las colinas donde se encontraban los pastores.

Un poco de historia

Roncesvalles es un mito para el Camino de Santiago. Desde este pico comenzó uno de los principales caminos jacobeos españoles o Tierra de Santiago. La leyenda proviene de la creencia tradicional que dice que cuando el ejército de Carlomagno luchó contra los musulmanes, Roldán y sus 12 guerreros murieron librando una batalla desigual debido a la traición del líder cristiano Ganelón. Allí, frente a la muerte, se arrodilló en el Pico de Ibañeta y rezó frente a Compostela. Roncesvalles es un lugar elevado (1066 metros), situado en el Pirineo navarro, cuyas instalaciones principales se encuentran en el lado sur del pico de Ibañeta. La emoción histórica y de leyenda se mezcla con el asombroso entorno.

Desde el pico de Ibañeta se pueden ver los valles españoles y franceses del Camino de Santiago. Bajando el monte por el lado francés, se encuentra el pueblo de Saint Jean-Pied-de-Ports, que acoge la mayor parte de la peregrinación europea, principalmente desde París, Vezelay y le Puy. Luego se sube a Valcarlos, en el lado español, donde Carlomagno acampó una vez esperando a su sobrino Roldán, que morirá al llegar a la cima en una zona aislada, víctima de la traición. La zona fue inmortalizada por la historia del emperador, nombrándola Valcarlos o Valle de Carlos (Carlomagno).

Otra leyenda dice que en un momento dado en el pico de Roncesvalles había un monasterio con un Hospital, para atender a los peregrinos que llegaban débiles después de cruzar el puerto de montaña. Había un monje que hacía sonar una campana para orientar al peregrino en los días de nieve y niebla. Un día se durmió, pero el espíritu de Carlomagno tocó la campana para salvar a los peregrinos. Se dice que su espíritu aún vive allí, y hoy en día hay una pequeña capilla moderna con un campanario separado. Allí se podía ver una roca con una oración en 4 idiomas en el lugar donde Roldán intentó romper su espada Durandarte para evitar que fuera utilizada después de su muerte. El refugio y hospital de Rocesvalles se hizo famoso con los peregrinos que fueron atendidos de todas sus necesidades.

Había una pequeña capilla funeraria, para enterrar a los peregrinos, que se decía que fue construida para Carlomagno para sus 12 pares de guerreros. Esa construcción todavía está allí, cerca de la iglesia de la edad media del siglo XIII. El complejo contiene otras áreas construidas para el Rey de Navarra Sancho el Fuerte, como una iglesia gótica, edificios de alojamiento y un museo. Saliendo de Roncesvalles se encuentra una cruz de peregrinos, que ayudó a mantener la fe a largo plazo que aún tenían. Hoy en día, Roncesvalles sigue recibiendo peregrinos, y todos los días a las 8 de la mañana se puede asistir a la tradicional misa de los halcones, y recibir la bendición del siglo XI.

Camino de Santiago

Desde tiempo inmemoriales, Roncesvalles ha sido un sitio de paso de caminantes y peregrinos. Los celtas utilizaron a Roncesvalles como punto de acceso a la península. Centurias más adelante, la vía romana que unía a Burdeos y Astorga también pasaba por Roncesvalles. En 778, se desarrolló la Batalla de Roncenvalles, que fue inmortalizada en “La Canción de Rolando”, poema épico del siglo XII. Con el descubrimiento de la tumba del apóstol Santiago en Galicia en 813, comenzaron las peregrinaciones a Compostela. Y precisamente, una de las rutas que bajo el impulso de Sancho III sería una de las más importantes, atravesaba los Pirineos por Roncesvalles. Primero para atender a los peregrinos surgió el hospital monasterio en Ibañeta en el siglo XII y luego se construyó la iglesia colegial de Roncesvalles, gracias al obispo de Pamplona y del Rey Alfonso el Batallador. En la actualidad, se estima que son más de 200 mil los peregrinos que acuden cada año al Camino de Santiago, en una inusual búsqueda de los orígenes espirituales del viejo continente.

Sin comentarios todavía

Comments are closed