¿Cómo elegir la talla de los pies de gato para escalada?

Pies de gato para escalada / Foto: Cindy Chen (unsplash)

Recuerdo la primera vez que me puse unos pies de gato, “no te preocupes, tienen que estar así de apretados”. Esos inicios en la escalada se caracterizaron por fuertes dolores en mis pies. Pero, ¿cómo deben ajustarse realmente los pies de gato? Estos deben encajar perfectamente alrededor del pie. No debe haber huecos libres, ni puntos de presión. No tendrás la comodidad de unas zapatillas, pero tampoco deben doler. Los dedos de los pies no deben estar tan apretados como si te los tuvieran que amputar después de una jornada de escalada.

Así que sólo encontrarás unos “gatos” que se ajusten a tu pie, si te pruebas muchos modelos y tamaños (en la mayoría de las tiendas especializadas hay pequeños rocódromos para probar). Aprende con este artículo, cómo elegir pies de gatos para escalada en roca.

TE PUEDE INTERESAR: Los mejores pies de gato para escalada


El mito de la necesidad de dolor

“Los pies de gato duelen”. Imagina caminar por un terreno plano, esto se convierte en un auténtico calvario. ¿Eres de los que llegan a tierra firme y no tardan en quitarse los “gatos”?

¡Y si te digo que los pies de gato nunca deben doler! Ni siquiera para profesionales. El mito de que se necesitan “gatos” cada vez más apretados, cuanto más dura es la vía, tampoco es así. La realidad es que los escaladores experimentados tienen y utilizan unos pies de gato para cada tipo de ruta. Un calzado adecuado para un paso técnico de búlder difiere considerablemente de un pie de gato que utilizaría en una ruta de escalada clásica.

Una vez más, lo repetimos, los pies de gato no deben estar tan apretados que duelan. Esto puede causar graves daños en los pies a largo plazo. Las ampollas o puntos de presión son sólo pequeñas lesiones agudas que realmente no nos preocupan (o no tanto). Lo malo es más bien el daño ortopédico a largo plazo, que es causado por una postura incorrecta y una tensión incorrecta. Y estas consecuencias suelen ser visibles sólo cuando ya es demasiado tarde.

Piensa que un modelo de calzado ajustado a tu pie, pero con menos presión, evitará que jures sobre ellos a cada movimiento y te concentrarás más en la escalada y lo que cuenta, te divertirás más.


El tamaño correcto de los pies de gato para escalar en roca

Dependiendo de la ruta, y estilo de escalada, para la que quieras usar tus pies de gato y de lo avanzado que estés, elige tu talla de calzado en consecuencia. Dado que los tamaños pueden variar mucho de una marca a otra, sólo se pueden dar de antemano unas directrices aproximadas.

Pies de gato para escalada / Foto: Cindy Chen (unsplash)
Pies de gato para escalada / Foto: Cindy Chen (unsplash)

Los principiantes no deben preocuparse tanto por el ajuste perfecto de los “gatos”, más bien por la comodidad de estos, ya que generalmente nuestra imposibilidad de subir una ruta será más bien por malos movimientos, técnica o postura, que por no tener la adherencia idónea. Calzado ajustado y cómodo, sin más complicaciones.

Los escaladores avanzados sabrán que el ajuste ideal de un calzado de escalada difiere entre las disciplinas. Los búlderes técnicos con técnica adherencia necesitarán de un ajuste óptimo. No en cambio en otro tipo de escaladas. Sólo si realmente vas a escalar a menudo y has adquirido experiencia, dos pares de pies de gato valen la pena – uno para el búlder y otro para la escalada deportiva.

Las tallas pueden variar mucho de una marca a otra, debes averiguar el tamaño real de los pies de gato antes de comprarlos. E igual de importante que la horna de los mismos se ajuste a tus pies. De esto hablaremos más adelante.

Con los pies de gato de cuero podemos tener alguna consideración. El cuero se estira con el tiempo. Por lo tanto, ten en cuenta ello a la hora de comprarte unos.


El ajuste adecuado en los dedos de los pies: la horna

Hay aproximadamente tres formas de dedos del pie:

  1. Egipcio: El dedo gordo del pie es el más largo. Todos los dedos de los pies después de eso son más largos que el siguiente.
  2. Griego: El segundo dedo es el más largo de todos.
  3. Romano: El dedo gordo del pie y los dos dedos adyacentes tienen la misma longitud.

Con ello queremos decir que además de la talla adecuada de calzado, deberás ver que horna de modelo que ajusta a tu tipo de pie.


El ajuste adecuado en el talón

Para los principiantes, el ajuste en el talón no importa tanto. Pero el calzado no debe pellizcar el talón de Aquiles. Sin embargo, si quieres conseguir pies de gato especiales para búlder, debes asegurarte de que tu talón esté bien ajustado. Se requiere un calzado ajustado en la zona del talón para una cierta técnica algo más avanzada en el búlder: el “gancho”. El gancho es el acto de aferrarse al talón del pie a la pared. Hay que ser algo flexible para realizar este movimiento.

Pies de gato “agresivos”: descenso y tensión

Al subir, una gran parte del peso del cuerpo descansa en los dedos de los pies. Aprieta todo el pie y aprieta hacia abajo. La forma de los pies de gato se adapta a esta posición. La forma del pie es similar a la del pie de un bailarín de ballet: los dedos de los pies apuntan hacia abajo. La fuerza de la suela hacia abajo, debido a la tensión de la suela, se caracteriza por el descenso, es decir, la flexión hacia abajo.

Cuanta más tensión tenga el pie de gato, más incómodo se vuelve. Los pies de gato de alta tensión sólo son necesarias para rutas de escalada muy exigentes y sobre todo para los bordes pequeños técnicos. Si no eres un escalador profesional y no pretendes serlo, debes mantenerte alejado de los “gatos” agresivos.


Cómo estirar unos pies de gatos de escalada demasiado pretos

Si tienes unos “gatos” demasiado apretados, los siguientes métodos pueden ayudarle a estirarlos. Usar los pies de gato por lo general los estira, pero hay que poder aguantarlos. Suerte que hay otras maneras.

  • Caliéntalos: Notarás que mientras más tiempo usas los pies de gato, más anchos se vuelven. Esto se debe en gran medida al calor de tus pies, que se transfiere a los “gatos”. Exagero este efecto con este método. Primero, relleno los pies de gato con tantos calcetines como puedo. Tienes que rellenarlo hasta que ya no quepan más. Luego viene el secador de pelo. Calienta los pies de gato lentamente y no demasiado. Tan pronto como notes o asumas un estiramiento, mete los calcetines aún más firmemente en el calzado. Haga esto durante unos minutos y dejo que el calzado junto con los calcetines se enfríen de nuevo. Puedes repetir el proceso y utilizarlos entre tanto hasta que no te molesten.
  • Mójalos: Este método es el mismo que el método uno, sólo que con agua en lugar de calor. Hacemos que el zapato se moje completamente y lo rellenamos de nuevo. También puede usar los “gatos” mojados para estirarlos. Esto funciona mejor que rellenarlo.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.