Un paseo por los rascacielos londinenses

Un paseo por los rascacielos londinenses

Desde la majestuosidad de la Catedral de San Pablo, con sus 434 escalones hasta la cima o desde los nuevos y relucientes rascacielos de cristal con rápidos ascensores, la capital londinense ha cambiado sustancialmente su morfología en las últimas décadas. Visitar estos imponentes edificios se ha convertido en una nueva atracción turística más allá de los destinos más típicos de la ciudad.

La ciudad ha visto como en apenas pocas décadas han surgido una serie de edificios que la han convertido en una de las ciudades europeas con más rascacielos.

Desde su cima, el visitante de la ciudad tiene un punto de vista único para disfrutar de la enorme extensión de Londres. En este artículo queremos mostraros algunos de los que, bien sea por su altura o por su diseño, se han convertido en referencia en la ciudad.

De un vistazo

1. The Shard

El que se ha convertido en el rascacielos más famoso de la ciudad por su altura (es el más alto de Europa). Fue inaugurado en 2012 tras ser construido en tan sólo 3 años.

El diseño está inspirado en la arquitectura Neo-Futurista, pareciéndose a una de las muchas agujas que surgen de la arquitectura gótica típica de la ciudad.

Se puede reservar una visita a su cima, desde la que se tiene una espectacular vista sobre toda la ciudad. Desde 244 metros de altura podremos hacernos una mejor idea del excepcional tamaño de la ciudad.

2. Heron Tower

En el top3 de edificios más altos, no lo recomendamos por su altura, pero sí porque esconde un secreto que lo hace uno de los más atractivos de visitar: un inmenso acuario de 70.000 litros con 1.200 peces de unas 60 especies diferentes. Se acabó de construir hace 20 años, no sin antes ser objeto de polémica debido a que se temía que su cercanía con la Catedral de San Pablo pudiera “hacerle sombra” y arruinar uno de los emblemas de la ciudad.

3. One Canada Square

El que es el rascacielos que más se asemeja a la idea típica de rascacielos que la mayoría tenemos. Alto, sobrio y elegante.

Fué el edificio más alto de la ciudad hasta que The Shard lo desbancó en el año 2012.

Lo más destacable es la pirámide que se encuentra en su parte más alta. En palabras del propio arquitecto que diseñó el edificio (César Pelli) “esta forma piramidal es famosa en muchas culturas por ser una puerta que conecta el Cielo y la Tierra”.

Se encuentra en Canary Wharf, cerca de la Isla de los Perros por lo que os recomendamos hacer un pequeño crucero por el támesis para poder tener una nueva perspectiva desde el río.

Londres ha sabido conjugar un pasado de edificios imponentes (Westminster, Casas del Parlamento, Catedral de San Pablo…) con un futuro en el que estos nuevos rascacielos siguen colocando a la ciudad como una de las más importantes del mundo.

4. 20 Fenchurch Street

El que hasta ahora es el rascacielos más polémico de la ciudad se encuentra en pleno centro del distrito financiero. Finalizado en 2014, fue foco de muchas críticas debido a los problemas que su forma cóncava acristalada.

Esta provocaba que la luz del sol se concentrase y actuase a modo de lupa, convirtiendo la calle en un auténtico horno. El problema se resolvió afortunadamente colocando tablillas que actúan como una especie de parasol.

Es uno de los más originales en su forma, que le ha valido el apodo por parte de los londinenses de “Walkie Talkie”.

Aunque Londres es una ciudad mil veces visitada y por todos conocida, siempre ofrece al turista una nueva perspectiva desde la que poder conocerla un poco mejor. Esperamos que este pequeño repaso os ayude en vuestra estancia en una de las ciudades más vibrantes del mundo.

Publicaciones Similares