Vías verdes en Navarra / Foto: Jacek Dylag (unsplash)
Vías verdes en Navarra / Foto: Jacek Dylag (unsplash)
|

spinning bicicleta

Guía de compra de bicicletas de ejercicio

En resumen:

El modelo clásico de dormitorio es útil para mantenerse en forma en todo momento, especialmente para pedalear en casa.
Las bicicletas de ejercicio reclinadas, con un asiento más amplio y cómodo, están diseñadas para aquellos con problemas de espalda.

Los ergómetros, pequeños y ligeros, pueden utilizarse para el entrenamiento de las piernas y los brazos.

¿Por qué debería comprar uno?

El entrenamiento en casa puede ser de otra naturaleza: algunas personas prefieren utilizar una esterilla de yoga, ejercicios de estiramiento o abdominales, gestionando su bienestar físico sin invertir en maquinaria y trayendo el gimnasio a casa, y hay otras que prefieren utilizar equipos específicos como cintas de correr, elípticas, steppers, cross trainers y bicicletas estáticas. Esta herramienta, tal como la conocemos hoy en día, fue inventada por Keene P. Dimick a finales de la década de 1960, aunque el concepto de la bicicleta estacionaria ya había sido propuesto a finales del siglo XVIII.

¿Cómo elegir? Diferentes tipos

Al acercarse a una compra de este tipo, se puede optar por diferentes tipos de bicicletas estáticas según sea necesario. La más particular es sin duda la bicicleta acuática que se utiliza para hacer ejercicio en la piscina – llamada water spinning, o hidrobicicleta, esta actividad tiene muchos beneficios, incluyendo la tonificación muscular y la pérdida de peso. Estos modelos específicos suelen ser mucho más caros que las bicicletas estáticas normales. La opción más común para entrenar en casa es la bicicleta de habitación. Estos ciclos de ejercicio clásicos suelen ser compactos y están equipados con una pantalla que permite mantener bajo control el ritmo cardíaco y los resultados del entrenamiento. A menudo, también puede controlar datos como el consumo de calorías y elegir entre diferentes programas de entrenamiento. Además de las bicicletas estáticas con postura tradicional, hay bicicletas estáticas reclinadas que están diseñadas para crear una postura más cómoda y ser más adecuadas para aquellos con problemas de espalda baja.

No sólo el día de las piernas – Entrena también los brazos
Una solución para entrenar tanto las piernas como los brazos, es el ergómetro, un aparato más pequeño que también se puede usar en la cama y que puede estar equipado con un motor. Además de esto, a menudo viene con un software que sirve para personalizar el ejercicio. Esta herramienta se utiliza principalmente para la rehabilitación de las extremidades, tanto en caso de terapia en casa como en centros de fisioterapia. Puede haber diferentes objetivos que se pueden perseguir, empezando por la rehabilitación, a través de ejercicios de relajación, coordinación y fortalecimiento muscular.

Publicaciones Similares