Gipuzkoa

La Costa de Gipuzkoa no es el típico destino turístico de «playas soleadas». Sin embargo, sus 17 playas son limpias, cómodas y en su mayoría urbanas. Son imprescindibles para disfrutar de la belleza del Cantábrico en verano o para relajarse paseando junto a las olas en invierno. La playa de Zarautz, la más larga, y la de la Concha en Donostia, la más elegante, son las dos más conocidas.

Pero hay muchas otras, desde Saturrarán (en Mutriku) hasta Hondarribia, para que el visitante pueda elegir. Los 86 kilómetros de costa de Gipuzkoa alternan la arena con centros urbanos y montañas costeras, como el monte Jaizkibel, que llevan el color verde hasta el mar. Los acantilados entre Deba y Zumaia son espectaculares formaciones geológicas llamadas «flysch» y «rasa mareal». Las ciudades costeras, a menudo situadas donde los ríos desembocan en el mar, tienen sus propias personalidades distintivas y numerosos puntos de interés. Todas ellas -Mutriku, Deba, Zumaia, Getaria, Zarautz, Orio y Hondarribia- merecen una visita.

Hondarribia, con su paseo marítimo en la bahía de Txingudi y su casco antiguo, es especialmente bella. Pero también hay que mencionar los encantadores pueblos pesqueros de Getaria y Mutriku, las dos playas de Zumaia o el tradicional destino turístico de Zarautz. La Costa de Gipuzkoa, con sus dos Parques Naturales, Aiako Harria y Pagoeta, también tiene su lado verde. La variedad de paisajes abarca desde lugares con encanto como Pasai Donibane, hasta zonas industrializadas como el Puerto de Pasaia. La Costa de Gipuzkoa ofrece atractivos tan diversos como, por ejemplo, el único hipódromo de Euskadi, el Donostia-San Sebastián cerca de Lasarte-Oria, o museos tan inolvidables como el Chillida-Leku (en Hernani).

Debabarrena, Urola Kosta, Donostialdea, Oarsoaldea y Bidasoa – Txingudi son las cinco comarcas que conforman la zona denominada Costa de Gipuzkoa. Además de degustar sus maravillosos platos de pescado, hay que probar las dos bebidas locales: la sidra, cuyo epicentro se encuentra en Astigarraga pero que se puede encontrar en toda la comarca de Donostialdea, y el «txakoli» de Getaria, un vino blanco con denominación de origen propia.

En el interior de Gipuzkoa, el País Vasco se vuelve más bello cuanto más te aventuras en las estribaciones de los Pirineos. A lo largo del camino hay caseríos, verdes pastos y algunos bonitos pueblos. Dos parques naturales, Aizkorri, con los picos más altos del territorio, y Aralar, con la inconfundible silueta del monte Txindoki, lo rodean por el sur y el este. Existen numerosos lugares para pasear y disfrutar de la naturaleza. El monte Ernio, el macizo de Izarraitz y el biotopo protegido de Leitzaran son puntos verdes muy recomendables. Esta zona ofrece la oportunidad de profundizar en el mundo rural vasco. El caserío Igartubeiti (Ezkio-Itsaso), el pequeño pueblo de Zerain o varios museos etnográficos nos ayudan a comprender mejor la realidad que vemos en muchos paisajes. En ocasiones, la Gipuzkoa rural convive con las zonas más industriales. Esta mezcla era más equilibrada en el pasado cuando las ferrerías salpicaban las altas cuencas hidrográficas.

En Legazpi, una visita a la fundición de hierro de Mirandaola y al Museo Vasco del Hierro puede resultar muy interesante. También podemos descubrir cómo se extraía la sal en Leintz Gatzaga. Los grandes monumentos de la Guipúzcoa Verde se unen en la Ruta de los Tres Santuarios, una visita obligada. Comienza en la Basílica de Loyola, un gran complejo monumental dedicado a San Ignacio de Loyola en su ciudad natal de Azpeitia. Luego continúa hasta la ermita de La Antigua (Zumárraga) y culmina en el singular y hermoso santuario de Arantzazu, en la subida al monte Aitzkorri.

El visitante se sorprende a menudo del gran patrimonio histórico y artístico de las ciudades y pueblos de la Guipúzcoa Verde. Un agradable recorrido por Tolosa, que fue la capital de Gipuzkoa, Segura, que conserva su urbanismo medieval original, Oñati, donde se encuentra la Universidad Sancti Spiritus, o Bergara, con su Real Seminario, nos permiten conocer el rico pasado y presente de estos lugares. También podemos observar una gran actividad rural en las importantes ferias y mercados (especialmente los miércoles en Ordizia y los sábados en Tolosa) donde podemos comprar, entre otros productos, el queso de Idiazabal.

Irun

Irún limita con Iparralde y se encuentra en el territorio histórico de Gipuzkoa, en la región del Bidasoa-Txingudi. Hermosas montañas, como la Peña de Aia (837m), Jaizkibel (545m) y los montes de San Marcial rodean la zona.

Hay numerosos lugares que merecen ser visitados, como la ermita de Santa Elena, por ejemplo, cerca del casco antiguo de la ciudad, donde se han encontrado varios restos arqueológicos, y que ha sido utilizada como lugar de culto durante más de 20 siglos. La elegante iglesia de Juncal, que alberga una imagen gótica de la virgen de Juncal, es la más antigua de Gipuzkoa. Para resumir el patrimonio histórico, hay que señalar que el Palacio de Urdania es un hermoso edificio renacentista.

Continuaremos la visita con la emblemática ermita de San Marcial, situada en la zona de montaña y desde el mirador cercano a ella, disfrutaremos del fascinante paisaje que ofrece la Bahía de Txingudi.

En cuanto al entorno natural, no debemos olvidarnos del granito del monte Peña de Aia que esconde varios tesoros. Los amantes de la naturaleza también tendrán la oportunidad de visitar el Parque Ecológico de Plaiaundi que alberga una amplia gama de plantas y animales. En medio del río Bidasoa, Irun y la vecina Hendaya comparten la isla de Faisanes, un precioso enclave que fue testigo de muchas conferencias en el siglo XVII.

Si planeamos una visita a finales de junio, nos divertiremos mucho en la tradicional fiesta de San Marcial. El «Alarde» (literalmente significa «una revisión militar») es el evento central de la fiesta que conmemora la victoria de la ciudad contra los soldados franceses en 1522. El 30 de junio, miles de ciudadanos vestidos de uniforme marchan hacia el monte San Marcial y celebran una multitudinaria fiesta al aire libre.

San Sebastián – Donostia

San Sebastián (Donostia en euskera) es la capital del verano en España, y aquí vive la Belle Epoque. Idealmente situada en un lugar privilegiado del Golfo de Vizcaya, está rodeada de verdes montañas. De junio a septiembre, la población aumenta mientras cientos de burócratas españoles escapan …

Hondarribia (Fuenterrabia)

Fundada en el siglo XIII (1203) y rodeada de murallas, esta ciudad fortificada sirvió de frontera militar y participó en varias batallas importantes. También fue escenario de pactos y tratados históricos. En su Centro Histórico, entre los monumentos más interesantes se encuentran la Iglesia de París, …

Pasaia Donibane – Pasajes San Juan

El casco antiguo de Pasai Donibane se extiende alrededor de una sola calle. Comienza en el barrio de Bizkaia y continúa hasta la Cala Bursa. Las estrechas calles empedradas forman un hermoso cuadro. Si caminamos por el Casco Antiguo, nos encontraremos con encantadores pasadizos bajo los edificios. Además, muchos…

Hendaya

Hendaya es el punto más lejano del suroeste de Francia al que se puede llegar, una ciudad fronteriza con España y confinada al borde tanto del Océano Atlántico como de los Pirineos. Hendaya es una ciudad desparramada, dividida en dos zonas principales y separada por 2 kms. La antigua ciudad medieval vasca está situada en la cima de una colina y tiene buenas vistas de la bahía de Chingoudy y del estuario del río Bidassoa al norte y al oeste, con el impresionante paisaje de las colinas de los Pirineos al oeste, sur y este. Aquí en el pueblo es donde se encuentran la mayoría de las tiendas, el Ayuntamiento, la Pelota Vasca, etc.

La zona de la playa está situada en una península formada por el Atlántico y la playa al norte y la bahía y el río al sur y al oeste. Esta parte de Hendaya es relativamente moderna y es aquí donde se encuentra la Marina (en el lado de la bahía), Hoteles, Casino y el Centro de Talasoterapia Serge Blanco (Serge es uno de los mejores ex-jugadores del equipo internacional de Rugby francés).

La gran bahía ofrece buenas instalaciones protegidas para deportes acuáticos, windsurfing, etc. en el Club Náutico y todo tipo de instalaciones para embarcaciones, mientras que la playa del Atlántico tiene un excelente oleaje.

Hendaya, como ya se ha dicho, es una ciudad fronteriza, con fácil acceso a España y las compras más baratas en Irún y Hondarribia (un transbordador cruza el río en un servicio regular desde la Marina de Hendaya a Hondarribia).

Hernani

Hernani se encuentra en el noreste de Gipuzkoa, a 10 kilómetros de Donostia-San Sebastián. La ciudad está situada al pie de la montaña de Santa Bárbara y el río Urumea fluye de norte a sur a través de la zona urbana. Recoge el agua de todos los arroyos de los alrededores.

Diez barrios constituyen la ciudad: Akarregi, Antziola, Elizatxo, Epela, Ereñotzu, Etxebarria, Florida, Galarreta, Jauregi y Karabel, rodeados por muchas montañas como Akora, Urdaburu, Oindi, Azketaý). Allí encontraremos numerosos caseríos, ermitas, iglesias y restos megalíticos como dólmenes, túmulos y cromlechs, denominados bienes culturales.

El desarrollo industrial de la ciudad, que hoy en día caracteriza a Hernani, tuvo lugar en el siglo XX. A pesar de ello, conserva muchos elementos de interés histórico. El casco antiguo de Hernani, situado en la cima de una colina sobre el río Urumea, y calificado de monumento histórico, fue fortificado hace mucho tiempo, por lo que su forma es cerrada y ovalada. Pero hoy en día conserva algunos tesoros dignos de ser visitados, como la iglesia parroquial de San Bautista que data del siglo XVI, el Ayuntamiento, y «Gudarien Enparantza», la antigua Plaza Mayor, entre otros.

Además de esto, Hernani es un importante enclave dentro del camino de Santiago. El puente Fagollaga y la jarra comestible de Santa Cruz son algunos de los monumentos más significativos que se encuentran en el camino. También merece la pena visitar la ermita de Santa Bárbara, que ofrece un magnífico paisaje de los valles del Urumea y del Oria.

En las inmediaciones del caserío Zabalaga, en el barrio de Jauregi, el Museo Chillida-Leku alberga sorprendentes esculturas del gran escultor Eduardo Chillida. El museo está dividido en tres áreas: Una ladera de 12 hectáreas con más de 40 esculturas. Un área de servicios con un auditorio, un área de descanso y una tienda de regalos. Y por último, la pieza central del museo es el caserío Zabalaga, que alberga las piezas de menor formato realizadas con diferentes materiales.

Por último, Hernani celebra sus fiestas patronales en honor a San Juan Bautista del 23 al 27 de junio. Durante esos días se programan numerosos e interesantes actos como la «Azeridantza», un juego local muy arraigado.

Tolosa

Tolosa está situada a 26 kilómetros de San Sebastián en la carretera N-1, en el punto de encuentro de dos carreteras principales hacia Pamplona-Iruña y Madrid. Fue capital de Gipuzkoa entre 1844 y 1854 y su centro histórico es uno de los más grandes de la provincia, con abundantes y destacados edificios públicos, como el Palacio Barroco (siglo XVII), la Iglesia Parroquial de Santa María, de estilo gótico vasco (siglo XVI) y el Convento de Santa Clara.

Entre las principales atracciones se encuentran el carnaval del Martes de Carnaval y el concurso de coros que se celebra todos los años. Tolosa es uno de los pocos pueblos con una plaza de toros.

Ordizia

El centro histórico y urbano de esta ciudad, con su trazado medieval de calles estrechas y llenas de actividad comercial, ha sido declarado Sitio Histórico-Monumental. Sus edificios más emblemáticos son la Iglesia Parroquial, el Ayuntamiento, los Palacios de Zabala, Abaria y Barrena, la Casa Torre Muxika y el monumento en honor a Urdaneta.
Sin embargo, el gran atractivo de esta ciudad es su mercado de productos locales que data de los siglos XI y XII y que tiene lugar todos los miércoles. También hay una serie de mercados ocasionales que se celebran para celebrar determinados productos como el queso o el vino de Idiazabal, o eventos especiales como la Feria Medieval o la Navidad, aunque quizás el más importante sea el que se celebra durante las Fiestas Vascas en septiembre. Son eventos importantes en cuanto a la oferta y demanda de productos locales, ya que los precios estipulados son los establecidos para las cotizaciones y sirven de referencia para todo el País Vasco en esa semana.

Segura

Una ciudad medieval del siglo XIII cuyo centro histórico ha sido declarado Patrimonio Monumental. Su antiguo encanto medieval se conserva en toda la ciudad que alberga algunos palacios distinguidos: Guevara (siglo XV), Ardixarra (siglo XVI) y Lardizabal (siglo XVIII) que es ahora el Ayuntamiento. Otros edificios interesantes son la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción que data del siglo XVI en estilo gótico vasco.

Monasterio de Arantzazu

Compendio del mejor arte vasco contemporáneo, esta zona geográfica única ha sido un lugar de atracción desde que supuestamente la Virgen se apareció en un espino (Arantzan-zu) en 1468, lo que se creyó un milagro y convirtió el lugar en un lugar de peregrinación. Este acontecimiento también motivó la construcción de un Santuario con Basílica, una Casa de Retiro y un Hospicio. Todo el complejo está gestionado por la Orden Franciscana, que ha celebrado recientemente cinco siglos desde su llegada, cuya presencia ha contribuido a la cultura, al servicio de la Fe y de los hombres, complementada con una valiosa biblioteca, archivos y un fondo musical.

Aunque en los años veinte se intentó mejorar los edificios, éstos sufrieron grandes transformaciones a mediados del siglo XX. La nueva Basílica, obra de arquitectos, escultores y pintores de vanguardia, es un hito en la renovación del arte sagrado contemporáneo.
Construida entre 1950 y 1955, fue diseñada por los arquitectos Sainz el Oiza y Luis de Loarga. Quizás los aspectos más interesantes son su fachada de Jorge Oteiza, sus puertas de Eduardo Chillida, su retablo de madera policromada tallada de 300m2 del escultor Lucio Muñoz y las pinturas de la cripta de Néstor Basterretxea. Este poderoso edificio crea una armonía visual con el entorno natural.

Onati

Onati es la ciudad más aristocrática y monumental de Gipuzkoa por la grandeza artística y la riqueza arquitectónica de sus edificios. La ciudad es una verdadera joya situada a los pies del monte Alona (1298 m) en las estribaciones del macizo de Aizkorri. Entre sus numerosos edificios se encuentra la Iglesia Parroquial de San Miguel, del siglo XVI, con su claustro gótico flamígero, su retablo plateresco y el mausoleo de Rodrigo Mercado de Zuazola, fundador de la primera universidad. La Universidad «Sancti Spiritu» (1540) es uno de los edificios renacentistas más importantes del País Vasco, con un portal, una capilla y un claustro muy interesantes. Fue el primer centro universitario y ya en los siglos XVIII – XIX contaba con varias facultades como la de Filosofía, Teología, Ciencias Económicas y Medicina.

Suscríbete a nuestro boletín

Al registrarte declaras aceptar los términos y condiciones de uso y la política de privacidad
Artículo anteriorPaís Vasco
Artículo siguienteCosta Vasca
- Advertisment -

Suscríbete a nuestro boletín

Al registrarte declaras aceptar los términos y condiciones de uso y la política de privacidad

Más popular