Santiago de Compostela en 24 horas: qué ver y visitar

Hablar de Galicia es evocar su pasado celta. La región, sumergida en frondosos bosques entre los que discurre el Camino de Santiago, es el escenario ideal en el que narrar fantásticos relatos de duendes y brujas. Su capital, Santiago de Compostela, pone final a la famosa peregrinación que atrae visitantes de todo el mundo.

Cuenta la leyenda que fue el descubrimiento de los restos del Apóstol Santiago lo que llevó a la creación de Santiago de Compostela, la capital de Galicia. Pronto se convertiría en una ciudad santa junto con Jerusalén y Roma, y en un destino para los peregrinos que finalmente dio lugar al Camino de Santiago. Cada año, miles de peregrinos de toda España y del mundo llegan a la increíble catedral, destino final del Camino de Santiago.

Una excelente manera de empezar por la mañana es pasear por las calles del centro histórico de la ciudad. Aquí encontrará una serie de calles estrechas, plazas y edificios de granito con siglos de historia, muchos de ellos de la Edad Media. Mención especial merece la catedral con una majestuosa fachada que se eleva sobre la Plaza del Obradoiro. En el interior, no sólo se puede ver el extraordinario Portal de la Gloria y la tumba del Apóstol, sino que también se puede vivir la misa del peregrino. En algunos de los servicios religiosos el botafumeiro (incensario gigante) se balancea sobre la nave central del templo. También hay que visitar el Archivo y la Biblioteca de la catedral, que alberga joyas documentales como el Códice Calixtino.

Las otras tres plazas que rodean la catedral, Quintana, Inmaculada y Praterías, son un buen ejemplo de la mezcla de estilos en una ciudad que vive y respira su historia y su ambiente universitario. Antes de continuar, diríjase a cualquiera de los bares y restaurantes de la zona. Allí podrá degustar algunos de los deliciosos platos gallegos: pulpo á feira, bollería y pimientos de Padrón, seguido de una rebanada de tarta de Santiago de postre.

Es una buena idea pasar las primeras horas de la tarde en uno de los muchos y hermosos parques y jardines que se encuentran en Santiago. El más céntrico es el Parque de la Alameda, con maravillosas vistas del centro histórico de la ciudad.

Otra posible ruta en el norte de la ciudad comienza en la Plaza Cervantes, conocida en el siglo XII como el Foro por ser un lugar de encuentro popular. En las cercanías se encuentra el mercado de Abastos, una de las atracciones más visitadas de Santiago. Aquí puedes comprar productos frescos en los puestos y llevarlos al bar del mercado donde te los prepararán para que los comas allí mismo.

Por la noche puedes visitar el cercano Museo del Pobo Gallego, que encierra la etnografía gallega en una sección dedicada a los hallazgos arqueológicos de la región. Al lado se encuentra el Centro Galego de Arte Contemporánea, famoso no sólo por las exposiciones sino también por el propio edificio, diseñado por el arquitecto portugués Álvaro Siza.

Si te vas a quedar más de un día, deberías tomar un autobús y visitar la enorme Ciudad de la Cultura en el Monte Gaiás. Se trata de un complejo arquitectónico diseñado por el arquitecto neoyorquino Peter Eisenman, que cuenta con un interesante programa de actividades culturales a lo largo del año y que dispone de museos, una biblioteca, un teatro de ópera y un centro de investigación.


Imprescindible

La ciudad de Santiago tiene mucho que ofrecer a sus visitantes, es por ello que si estás planificando tu visita a esta ciudad y no dispones de mucho tiempo, hoy queremos ofrecerte una pequeña guía para que lo hagas en tres días.

Lo primero que debes hacer es recorrer las plazas y rúas del casco histórico, para posteriormente entrar en la catedral, donde a las 12:00 horas puedes asistir a la misa del peregrino y en la que suele funcionar el botafumeiro; y para reponer fuerzas, no olvides probar las típicas raciones, el pulpo, vinos y tartas entre otras delicias de esta tierra.

La tarde la puedes dedicar a visitar la Cidade da Cultura de Galicia, con su singular arquitectura, obra de Peter Eisenman, junto a interesantes programas de actividades y exposiciones temporales a tener en cuenta; tras las compras obligadas y ya de vuelta a la zona histórica, podemos pasear relajadamente por sus jardines y parques, los cuales nos ofrecen unas espléndidas vistas de la zona monumental; San Domingos de Bonaval y la Alameda. A la hora de cenar, podemos escoger entre uno de los muchos restaurantes de cocina de autor.

Plaza del Obradoiro

Es el corazón de Santiago de Compostela. En su centro se encuentra el Kilómetro 0 de todos los caminos a Santiago. Los edificios que la rodean son impresionantes muestras de la arquitectura de diversos estilos que se respira en toda la ciudad.

Catedral de Santiago

A lo largo de los años esta catedral ha ido evolucionando, lo que ha dado lugar a un heterogéneo conjunto de estilos y tendencias de diferente signo y cronología. La Catedral Románica sigue el modelo francés de las iglesias de peregrinación y fue levantada sobre restos de primitivas iglesias. Su fachada es barroca, del siglo XVIII, y se construyó para proteger de las inclemencias meteorológicas la antigua portada medieval.

Hostal dos Reis Católicos

De estilo renacentista plateresco, fue construido a finales del siglo XV para atender a los peregrinos que por la época recorrían el Camino de Santiago. En la actualidad es un lujoso parador nacional.

Mercado de Abastos

Situado en la Plaza de Abastos, es uno de los cinco mercados más importantes de España, y el segundo monumento más visitado de la ciudad. El mercado se ha convertido en un centro líder en la comercialización de productos frescos en Santiago.

Con más tiempo

Parque da Alameda

Su privilegiada ubicación, bordeando una parte de la ciudad histórica, lo ha convertido en el principal jardín urbano. Destaca la variedad y el porte de sus especies arbóreas y ornamentales, como el conjunto de robles, los espléndidos eucaliptos o la pérgola con vistas que componen los castaños de Indias en el paseo de la Herradura.

Museo do Pobo Galego

Localizado en el antiguo convento de Santo Domingo de Bonaval, en una colina extramuros de la ciudad histórica, el Museo del Pueblo Gallego ofrece una panorámica de las manifestaciones más representativas de la cultura propia de Galicia.

Colegio de San Jerónimo

Actual Rectorado de la Universidad de Compostela. Fue fundado por el arzobispo Alonso III de Fonseca en el siglo XVI para estudiantes pobres. La portada, románica, perteneció al antiguo Hospital de la Azabachería.

CGAC

Centro Gallego de Arte Contemporáneo: creado en 1993, su primer activo es su arquitectura de intensos contrastes, diseñada por el portugués Álvaro Siza. El CGAC se centra en mostrar las líneas directrices del arte de las últimas décadas mediante retrospectivas de artistas que cuentan con un reconocimiento internacional generalizado, y en revisar la obra de artistas o momentos anteriores de giro estético.

Te puede interesar

Compras

A lo largo de su historia, Santiago siempre ha sido un referente comercial para la comarca y para Galicia. A grandes rasgos, la ciudad se divide en 4 amplios centros comerciales, cada uno con sus particularidades, lo que le da mayor riqueza y autenticidad. El número de objetos artesanales típicos es muy variado: botafumeiros, joyas de plata y azabache, reproducciones de la Cruz de Santiago, conchas de vieira jacobea, cirios, imaginería y objetos para el culto, cerámica popular, loza decorativa de la marca Sargadelos, amuletos celtas, higas contra los maleficios y gaitas, etc.

Fiestas

Fiesta del Apóstol Santiago

San Juan

Magosto: finales de octubre-noviembre

Gastronomía

En un fin de semana en Galicia es imprescindible probar el pulpo a la gallega, la empanada (de bacalao, zamburiñas, ‘raxo’), los calamares, la ‘zorza’, el lacón, la carne ‘ao caldeiro’, los pimientos de Padrón, acompañados de vinos gallegos y de tarta de Santiago. Otros platos más elaborados son los productos frescos del mar en las preparaciones tradicionales: los pescados, en ‘caldeirada’ o con ajada, y los mariscos, al vapor o a la parrilla.


Sin comentarios todavía

Comments are closed